Cómo conseguir los mejores servicios de interpretación en el ámbito jurídico

Elegir el socio lingüístico perfecto para servicios de interpretación jurídica

Última actualización: enero 13, 2020 10:34AM

Cuando los casos cruzan fronteras lingüísticas, las variaciones en el idioma, la legislación y la cultura hacen que una cuestión jurídica, ya de por sí complicada, se vuelva aún más compleja.

«La interpretación jurídica debe ser muy específica y de una precisión excepcional. Son situaciones en las que hay mucho en juego», asegura Sioned Jones, directora de Interpretación global en Lionbridge Legal.

Selección de intérpretes jurídicos

Dada esa necesidad de especificidad y precisión, la selección de intérpretes es esencial para el éxito del bufete. Si elige al mejor proveedor de servicios lingüísticos jurídicos, el proceso será mucho más sencillo. Al principio de un proyecto, el proveedor seleccionado debería tratar en detalle las necesidades y expectativas de su bufete en lo que respecta al proceso de interpretación.

«Afinamos todo lo posible», continúa Jones. Luego ella y su equipo buscan la persona que reúne todos los requisitos entre los cientos de intérpretes de Lionbridge repartidos en decenas de países.

La importancia de la experiencia y el conocimiento

Para declaraciones que no sean técnicas, una interpretación jurídica generalista puede ser suficiente. Pero para las cuestiones técnicas, científicas y médicas, Lionbridge selecciona entre un grupo de intérpretes que cuentan con mucha formación y experiencia especializada. ¿Necesita un intérprete francés-alemán con un máster en ingeniería para una investigación relacionada con la ley de patentes? ¿O un doctor en medicina o doctor en leyes para esa demanda por negligencia? ¿O un intérprete de tamil a tailandés?

En el infrecuente caso de que Lionbridge no cuente ya con el profesional adecuado en sus filas, Jones explica que el equipo seleccionará y formará a un intérprete específicamente para las necesidades del cliente.

Lionbridge exige cinco años de experiencia profesional a los intérpretes, algo que, como señala Jones, no siempre garantizan otros proveedores. «Algunas empresas emparejan a intérpretes experimentados con otros más noveles. Esto puede ayudar a los recién llegados a ir curtiéndose, pero nuestros clientes necesitan intérpretes que ya se conozcan el terreno. Nos centramos en seleccionar y mantener a los miembros de la comunidad que ya cuentan con una sólida experiencia en su haber; ellos son los que, con más probabilidad, tendrán ámbitos de especialización».

Los clientes no quieren un intérprete estándar, añade. «Se merecen lo mejor de cada casa, por así decirlo».

Por eso, el último paso del proceso de selección de intérpretes de Lionbridge está siempre en manos de los clientes.

Qué se debe tener en cuenta a la hora de seleccionar intérpretes

«Debe confiar en las capacidades de sus intérpretes», apunta Jones. Anima a los clientes de Lionbridge Legal a hablar con los intérpretes preseleccionados antes de tomar la decisión final. Esto ayuda tanto a intérpretes como a clientes a comprobar si encajan y si existe compatibilidad logística, lo cual es especialmente importante en un ámbito famoso por horarios extensos y a veces intempestivos.

Las empresas también deben decidir qué tipo de interpretación desean: simultánea o consecutiva. La primera también se denomina a veces interpretación tipo ONU y supone que el intérprete hable sobre la voz del orador original tras una breve pausa. Este tipo requiere dos intérpretes para un trabajo preciso, debido a su gran intensidad. También es el más rápido, ya que los oyentes solo escuchan una intervención. Por esta razón, entre otras, la interpretación simultánea es preferible para grupos grandes con restricciones de tiempo estrictas.

En la interpretación consecutiva, la conversación discurre de forma natural y el intérprete solo habla tras cada intervención completa. Este formato se adapta mejor a una conversación de grupo pequeño, como una declaración. También permite a quienes participan en la conversación observar los aspectos no verbales de la comunicación de la otra parte, como el lenguaje corporal, lo que puede propiciar una interacción mejor.

Acelerar el proceso

Afortunadamente, aunque los asuntos jurídicos pueden ser muy complejos y difíciles, encontrar el intérprete adecuado no tiene por qué ser una tarea ardua.

El trabajo que realizan estos intérpretes es tan variado como sus combinaciones de idiomas. Lea más detalles sobre la labor de interpretación o póngase en contacto con un experto de Lionbridge Legal para descubrir cómo puede beneficiarse su empresa de un equipo de intérpretes especializados.

Lion
AUTOR
April M. Crehan