SELECCIONAR IDIOMA:

Cómo localizar software: diez cosas que se deben hacer o evitar en el proceso de localización de software

Con frecuencia, la localización y la traducción se consideran lo mismo, aunque en realidad son actividades complementarias. No obstante, si bien existe cierto solapamiento entre las dos, el proceso de localización de software es mucho más complejo. Para adaptar un producto o contenido a un mercado en concreto, hay que realizar ciertos cambios en los gráficos, diseño, formato y demás elementos, por no hablar de la necesidad de cumplir con los requisitos legales de esos otros mercados, las disposiciones relativas a los datos, preferencias de dispositivo y tendencias en materia de tecnología.

 

Teniendo tantas consideraciones culturales en las que pensar, no parece difícil pasar por alto ciertos elementos que, si bien pueden parecer triviales, juegan un papel vital a la hora de comercializar un producto perfecto adaptado a un público lo más amplio posible. Entonces, ¿por dónde empezamos? A continuación presentamos las prácticas clave recomendadas para la localización de software y los errores comunes que se deben evitar.

Plantéese la localización como estrategia.


Do approach localization as a strategy.

 

Lo primero es lo primero: es muy importante tener claro cómo puede ayudarle la localización de software a la consecución de sus objetivos globales. Evite los errores de localización dedicando más tiempo de lo habitual al análisis de los requisitos y las fases de diseño, y asegúrese de que todas las personas implicadas están de acuerdo en cuanto a los mercados objetivo, los idiomas y las peculiaridades de cada uno.

Enfoque el proceso de localización de software como estrategia, no como tarea, para lograr el éxito a todos los niveles. Si se fija como meta estar preparado para ser global, no tendrá que rediseñar un producto para aprovechar una oportunidad de mercado.

No se olvide de diseñar su producto pensando en la localización.


 

Un diseño compatible con la localización reduce retrasos y gastos imprevistos y, además, al incorporar un código fuente y una estructura ayuda a evitar:

 


  • La repetición de los errores del texto de origen en los archivos de destino.

  • Errores de traducción que podían haberse evitado.

  • Errores comunes de localización de software, como los de tipo funcional, de visualización, de abreviatura y de exceso o defecto de localización.


Consejo: Utilice plantillas para garantizar una presencia de marca coherente. ¿Necesita asegurarse de que su diseño está listo para el proceso de localización? Haga pruebas, pruebas y más pruebas. La pseudolocalización (un tipo de control de calidad) es un proceso muy útil que ayuda a reducir riesgos, ya que revela posibles problemas de traducción, como puedan ser los problemas de diseño en la interfaz de usuario (IU) provocados por los caracteres especiales o por la longitud de la cadena de texto.

Cree su propia biblioteca de objetos internacionalizados.


Do build a library of internationalized objects.

 

No lo olvide: la internacionalización facilita la localización. Crear su propia biblioteca de objetos internacionalizados le evitará trabajo adicional mientras averigua cómo localizar software a varios idiomas. Entre otros:


  • elementos de diseño de la interfaz de usuario;

  • funciones de ordenar y buscar;

  • soporte para caracteres multibyte (para lenguas asiáticas);

  • soporte para escritura de derecha a izquierda o bidireccional (árabe y hebreo);

  • formatos de direcciones, números, fechas y monedas.

 

Evite que el texto original sea excesivamente largo.


 

Cada idioma tiene sus propias reglas en cuanto a estructura de la oración o formación del plural y utiliza un número de palabras distinto para expresar la misma idea. Con un texto original claro y conciso, se minimizarán los problemas de traducción. En el caso del inglés, por ejemplo, hablaríamos de:


  • oraciones cortas;

  • orden de las palabras estándar del inglés, siempre que sea posible;

  • evitar las oraciones o frases con muchos sustantivos consecutivos (cadenas de sustantivos);

  • evitar los sinónimos; uso de un solo término para cada concepto;

  • evitar el uso de acrónimos, ya que necesitarán más traducción y podría perderse cualquier significado secundario.


Consejo: Al igual que debe evitar el uso de sinónimos, también debe abstenerse de convertir los sustantivos en verbos, o lo que es lo mismo, no debe utilizar el mismo término en contextos diferentes. Muchas palabras en inglés pueden utilizarse como sustantivos o como verbos, por ejemplo: "file" (archivo o archivar), "share" (valor, parte, acción o compartir) y "design" (diseño o diseñar). Decida qué uso va a darle a una palabra determinada y úsela siempre así.

Planifique pensando en la expansión del texto.


Do plan for text expansion.

 

Se calcula que existen más de 1 000 000 palabras en inglés, mientras que casi todas las demás lenguas cuentan con menos de 500 000. Por tanto, cuando se traduce del inglés a otros idiomas, es muy probable que el contenido se expanda o se contraiga. Por ejemplo, la expresión inglesa «Have a nice day!» (¡que tenga un buen día!) se traduce como «Ich wünsche Ihnen einen schönen Tag!» en alemán, lo que supone un incremento de la longitud del texto de un 125 %. Sin embargo, en la traducción del inglés a lenguas asiáticas se produce el efecto contrario.

Como mínimo, deberá prever una expansión de entre el 30 % y el 35 % (eso sí, contando con el uso de espacios). En resumen, céntrese en crear un texto de origen breve y siga las prácticas recomendadas de localización de software relacionadas con el formato y la elección de palabras.

Cuidado con el uso de los iconos.


 

Como es obvio, las prácticas recomendadas para la localización de software no solo se centran en la comunicación textual, sino también en los elementos visuales, ya que estos tienen connotaciones distintas en función de cada cultura. Los iconos (sin texto) son muy beneficiosos porque requieren menos traducción y pueden reducir costes. No obstante, recuerde que no todos los símbolos son universales o neutros.

Por poner un ejemplo, un buzón de correos de aspecto estadounidense no tiene equivalencia en otras culturas. Investigue un poco y evite utilizar imágenes de manos, pies y animales, y otros símbolos que puedan tener significados inesperados o no deseados.

Utilice la codificación UTF-8.


Do use UTF-8 encoding.

 

Por defecto, la mayoría de las tecnologías modernas utilizan UTF-8, que es el formato más popular de Unicode. El Dr. Ken Lunde, afamado especialista del procesamiento de la información, describe la codificación UTF-8 como "la primera codificación inteligente de caracteres del mundo". Unicode es compatible con las empresas más importantes de hardware y software y es necesario para estándares como XML, Java y Javascript. El uso de UTF-8 garantiza una traducción sencilla y correcta a todos los idiomas, especialmente a idiomas asiáticos como el chino, el japonés, el coreano y el vietnamita.

No codifique texto ni puntuación.


 

El texto codificado (o texto incrustado en el código fuente) debe extraerse para traducir cuando esté todo listo para la fase de localización. Su proveedor de servicios lingüísticos puede ejecutar un analizador sintáctico para identificar el texto traducible, pero lo mejor es que el contenido se optimice durante la fase de diseño. Utilice archivos de recursos independientes (para, por ejemplo, los títulos, nombres de productos y mensajes de error) y deje comentarios en los recursos para eliminar posibles errores de traducción.

Consejo: Puede resultar tentador concatenar cadenas independientes por medio de marcadores de posición, con un orden de frases o de palabras codificado, para reducir el tamaño de una cadena. Pero esto suele generar errores de traducción y que las cadenas se localicen de manera incorrecta, ya que el orden de las palabras y las reglas gramaticales difieren de un idioma a otro. ¿Qué puede hacer para resolver este problema? Muy fácil: evitarlo a toda costa.

Consulte con un experto en localización.


Do consult with a localization expert.

 

Aparte de las listas de comprobación de localización para el desarrollo en Android, iOS y Windows, su proveedor de servicios lingüísticos pone a su disposición conocimientos y procesos optimizados que le ahorrarán tiempo, dinero y tener que repetir el trabajo una y otra vez. Antes de iniciar el proceso de localización de software, plantéese hacerle algunas preguntas concretas a su prestador de servicios, ya que ello le garantizará una relación de colaboración exitosa.

Consejo: No olvide facilitar al proveedor de servicios linguüísticos las listas con los términos que no quiere traducir (Do-Not-Translate, DNT) para así evitar que se localicen términos que no desea traducir o que no se localicen aquellos que sí deben traducirse. Ambas situaciones pueden tener consecuencias en las funciones de los códigos, ya que es posible que una cadena traducida de forma incorrecta desempeñe una función vital dentro del programa.

No se limite a cumplir expectativas: supérelas.

Al final, hay que prestar atención a cualquier detalle, por pequeño que sea. La localización es la clave para la venta de software y para su aceptación por parte de los usuarios, ya sea una simple aplicación para móviles o complejos sistemas multiusuario.

Evalúe el impacto de sus esfuerzos utilizando la regla del 80-20 de la "glocalización" o apelando a la ratio 80-20 del comportamiento de los clientes globales y locales. Entendiendo a fondo los mercados locales e incorporando sensibilidades culturales en las fases de diseño y desarrollo, su empresa no solo satisfará las expectativas de los usuarios, sino que transformará radicalmente su experiencia. Si desarrolla el software con la intención de dejarlo listo para el mercado internacional, no habrá nada que le impida empezar a explotar oportunidades en cualquier rincón del planeta.

Si desea obtener más información sobre la localización de software, póngase en contacto con los representantes de ventas de Lionbridge hoy mismo.

linkedin sharing button
  • #blog_posts
  • #translation_localization

Sophia Eakins
AUTHOR
Sophia Eakins