SELECCIONAR IDIOMA:

Traducción de documentos KID para PRIIP

Por qué es importante la experiencia en el sector financiero

Los servicios financieros son un sector muy especializado que posee un lenguaje propio y complejo. El entorno reglamentario en constante evolución no facilita las cosas; un pequeño error puede tener graves consecuencias.

Esto sucede sobre todo cuando hay que crear y traducir material financiero, como documentos de datos fundamentales para los productos de inversión minorista empaquetados y los productos de inversión basados en seguros (PRIIP).Asegúrese de contar con un colaborador que tenga la experiencia y los conocimientos necesarios para superar los retos que plantea este sector tan técnico.

¿Qué son los KID para PRIIP?


El reglamento PRIIP, que entró en vigor el 1 de enero de 2018, establece la obligatoriedad de los KID, documentos A4 de tres páginas que los emisores de productos (como bancos o aseguradoras) o los distribuidores (como asesores financieros u otros intermediarios) deben proporcionar a los consumidores antes de la compra de un PRIIP. Los PRIIP incluyen fondos de inversión, productos estructurados, seguros de vida vinculados a fondos de inversión y con participación, y depósitos estructurados.

Estos documentos concisos y objetivos presentan la información clave sobre los PRIIP de forma clara, coherente y accesible. El objetivo es mejorar la transparencia y facilitar al pequeño inversor la tarea de comparar distintos productos de inversión procedentes de todos los países de la UE.

Los documentos deben respetar una estructura muy definida y presentar toda la información en una serie de secciones predeterminada. La naturaleza de las inversiones, riesgos, costes y posibles pérdidas y ganancias deben exponerse en un lenguaje sencillo.

Los emisores de los productos son los responsables de crear el KID, pero son los distribuidores quienes deben hacerlo llegar a los inversores antes de proporcionar asesoría o realizar una venta.

 

¿En qué se diferencian los KID de los KIID?


Los documentos de datos fundamentales para el inversor (KIID, por sus siglas en inglés)están cubiertos por la Directiva sobre organismos de inversión colectiva en valores mobiliarios (OICVM, o UCITS, por sus siglas en inglés) de 2011. Incluyen de manera detallada datos fundamentales sobre el funcionamiento de cada fondo y sus riesgos de inversión. Al igual que los KID, su objetivo es ayudar a los clientes a tomar decisiones de inversión informadas.

Hay que crear un documento de datos fundamentales para cada subfondo y clase de acción. Deben ser concisos, estar escritos en lenguaje sencillo y no superar las dos páginas.

Actualmente, los productos OICVM están exentos de los requisitos del reglamento PRIIP, lo que significa que no necesitan un KID de PRIIP. En su lugar, los responsables de los OICVM producen los documentos de datos fundamentales para el inversor, más conocidos como los KIID UCITS. En el momento de escribir este artículo está previsto que esta exención termine el 31 de diciembre de 2021 (aunque es posible que esta fecha se vuelva a retrasar), lo que significa que el KID PRIIP sustituirá al KIID UCITS.

 

Los retos de la redacción de los documentos KID y KIID


Tanto los KID como los KIID deben publicarse como mínimo en un idioma oficial de cada país en el que se comercialice el producto y deben revisarse y actualizarse periódicamente. Se trata de una tarea ingente que genera una carga enorme de redacción, traducción y administración para las empresas de inversión.

Si la traducción cae en las manos equivocadas, las consecuencias pueden ser graves. El sector de los servicios financieros es complejo y la terminología a menudo difiere de una región a otra. Teniendo esto en cuenta, no debe subestimarse la importancia de utilizar los términos correctos en el contexto correcto para cualquier tipo de documento financiero. En este sentido, los KID y KIID requieren una atención especial.

Los buenos traductores no solo tienen que ser lingüistas especializados, sino también expertos en la materia. Deben estar al día de las tendencias actuales del sector, la terminología y los reglamentos en vigor, y ser capaces de redactar en lenguaje sencillo, independientemente del país para el que escriban. Todo ello lo convierte en una tarea muy especializada, que exige un profundo conocimiento de requisitos muy concretos en cuanto a redacción y contenido.

¿Qué es el lenguaje sencillo?


El lenguaje sencillo (o redacción sencilla) es una forma de comunicación que los profanos en la materia pueden entender la primera vez que leen el texto o lo escuchan. La ley norteamericana sobre redacción sencilla, US Plain Writing Act de 2010, define el lenguaje sencillo como «una redacción clara, concisa y bien organizada que sigue las prácticas recomendadas adecuadas para el tema o ámbito y la audiencia prevista». Martin Cutts va más lejos en la Guía de Oxford para el inglés sencillo (Oxford Guide to Plain English): «El lenguaje sencillo no consiste solo en evitar el uso de jerga. Se trata de escribir y presentar la información esencial de tal forma que una persona colaboradora y motivada pueda entenderla en la primera lectura y con el mismo sentido con el que el autor quiere que se entienda».

¿Cómo puede contribuir Lionbridge?


Lionbridge lleva más de 20 años ofreciendo servicios de traducción financiera, con experiencia concreta en la redacción, revisión y traducción de documentos KID y KIID. Tenemos un equipo de lingüistas especializados en los campos de banca de inversiones, minorista y privada, así como en gestión de activos y patrimonio. Juntos, podemos proporcionar un servicio profesional y fiable, y hacerlo a gran escala.

 

Podemos ayudarle en estas áreas:


  • Lingüística: redactando, traduciendo y editando documentos KID y KIID en lenguaje sencillo.

  • Proceso: con un sistema de gestión del contenido o software de producción especial desarrollado de manera interna o por terceros.

  • Integración de equipos: gestión de proyectos, gestión de productos, TI, cumplimiento.

  • Otros servicios: como maquetación de los documentos KID/KIID.

Si quiere externalizar todo el proceso de creación de contenido, o solo partes del mismo, en un proveedor especializado, nosotros podemos redactar contenido basado en la documentación existente de su producto, modificar el texto para que cumpla los requisitos de lenguaje sencillo y traducirlo a varios idiomas.

Nuestro software propio puede conectar directamente con sus sistemas de gestión de contenido para una colaboración sencilla y sin complicaciones. Como utilizamos software de memoria de traducción, garantizamos la coherencia en todos los KID y KIID, y un ahorro con el tiempo, dada la naturaleza uniforme y repetitiva de estos documentos.

 

Contacte con nosotros

Nuestros servicios de traducción para instituciones financieras también cubren las normas de Basilea III, SEC Serie 16 de FINRA (Autoridad Reguladora del Sector Financiero) e IFRS (Normas Internacionales de Información Financiera). Póngase en contacto con nosotros para obtener más información.

linkedin sharing button
  • #blog_posts
  • #translation_localization

April M. Crehan
AUTHOR
April M. Crehan